El riojano Víctor con una pelota, con Aimar Olaizola al fondo en el frontón Labrit