Jokin Altuna, en uno de los pasillos interiores del Navarra Arena justo después de terminar un entrenamiento