Oinatz Bengoetxea se dispone a rematar con la derecha ante la atenta mirada de Altuna, ayer tarde en el Labrit de Pamplona