Después de las cenizas

Olaizola y Untoria se reafirman en una versión ascendente ante Danel Elezkano y José Javier Zabaleta, irregulares y desdibujados

Noticias de Gipuzkoa. No hay incendio que acabe con Aimar Olaizola. El delantero de Goizueta es un tipo experto en el uso del extintor, es pelotari de mil vidas, una por partido, o dos, o tres. Una por chapa. Una por gancho, el oxígeno artificial de su dueto. No hay fuego que consuma su carácter de hierro, de veterano de mil batallas. En el contagio, Álvaro Untoria optó por tomar ejemplo y retomar una versión mejorada forjada a base de paciencia. Ayer, el zaguero de Nájera consumó la resurrección que viene notando desde hace dos semanas, en las que va encontrando mejores sensaciones en el golpe, en la altura y en el movimiento.

Leer más

Etiquetas / Etiketak: , , ,
Entrada anterior
¡Más madera!
Entrada siguiente
Olaizola II-Untoria suman su quinto punto