El nudo de Aimar

Olaizola II y Untoria, que llevaban sin ganar desde el 2 de enero, suman dos triunfos balsámicos que anuncian su mejoría en el Parejas

Noticias de Gipuzkoa. El final de la décima jornada del Parejas de Primera arroja nuevas luces sobre una competición que se antojaba como un nudo gordiano muy complicado de desatascar. Las leyes matemáticas impusieron tierra quemada al término de la primera vuelta y, ahora, a un solo mes de la primera criba que da paso a la liguilla de semifinales, la realidad alumbra novedades en forma de resurrecciones en los momentos clave del campeonato.

Leer más

Etiquetas / Etiketak: ,
Entrada anterior
Pilotari onenaren sailkapena
Entrada siguiente
Por ahora no bastan ocho