Elezkano II: «Estuve tranquilo porque no sentí ningún mareo»

Deia. Una escapada de Joseba Ezkurdia acabó impactando en el pómulo derecho de Danel Elezkano. Bajo el párpado inferior nació un hilo de sangre. El zaratamoztarra se llevó las manos a la zona golpeada, delicada. El público se quedó helado. «Me llevé un susto al ver los tacos llenos de sangre, pero estuve tranquilo porque no sentí más tarde ningún mareo», reconoce el pelotari de Zaratamo este lunes, un día después del accidente.

Leer más

Etiquetas / Etiketak:
Entrada anterior
Elezkano y Zabaleta inician su defensa con una clara victoria
Entrada siguiente
¿Demasiado tarde para jugar a pelota?