Olaizola II golpea bajo la mirada de Rezusta