Danel (izquierda) y Ander (derecha), tras jugar como pareja en el último partido como aficionado del primero