Desenlace atípico

El deporte se alimenta del cambio, de las caras nuevas y de unos ciclos que terminan y otros que empiezan. El inexorable paso del tiempo no perdona a nadie y los eternos campeones ceden el trono a regañadientes, ante una oleada de jóvenes cada vez más pujantes.

Previous Post
Urrutikoetxea: “No doy vueltas al dos paredes que fallé, al que arriesga le puede pasar”
Next Post
Un frontón por explorar

Entradas relacionadas

No results found.