Un dos paredes como epílogo para Abel

Barriola se despide de la mano profesional con una victoria por la mínima

Diario de Navarra. Toda gran obra lleva una gran rúbrica. Por nada en el mundo habría pensado Abel Barriola que sus 19 años de pelotari profesional podían terminar con una genialidad. Y lo hizo. Marcaba el reloj las 19:49 horas, se había enredado el partido de despedida sobremanera, hasta marcar un 21 iguales en el electrónico, luego de una hora de encuentro disputado, emocionante.

Leer más

Etiquetas / Etiketak: ,
Previous Post
“Me llevo la txapela más grande”
Next Post
Abel Barriola: «He terminado como soñaba»