La mano profesional vuelve a Elizondo