«La segunda txapela sabe a felicidad»

Reconoce que el título le ha enseñado que «con la insistencia puedes dar la vuelta a los malos momentos y volver a ser el mismo»

El Correo. La resaca después de hacerse con su segunda txapela del Parejas fue muy llevadera para Danel Elezkano, porque las celebraciones después de cosechar el título fueron distintas por la actual situación de pandemia. El vizcaíno se levantó ayer pronto porque no pudo conciliar el sueño a causa de la tensión de la final. Fue un día de descanso antes de ponerse a pensar ya en el Manomanista.

Leer más

Etiquetas / Etiketak: ,
Previous Post
Hasi eta buka, nagusi
Next Post
Zabaleta: “Llevo tres txapelas y cuatro finales, pero quiero más”