Joseba Ezkurdia celebra, brazos en alto, uno de los trece tantos que consiguió ayer