Joseba Ezkurdia, un auténtico coloso cincelado golpe a golpe

Joseba Ezkurdia, aquel tiarrón que debutó en Primera con dudas sobre si su enorme carrocería le permitiría defender y competir entre los mejores, es ya uno de los más grandes de la pelota. Le falta la guinda del Manomanista, pero ya tiene las mismas txapelas (5) que Titín y en la jaula ya mira a los ojos a mitos como Irujo, Eugi, Nagore o un Altuna al que volvió a derrotar

Quizá, lo suyo hubiera sido que, con el 21 iguales, alguien hubiera bajado al centro de la cancha del Bizkaia y hubiera parado una final épica y partiera en dos una txapela que podía haber tomado cualquier dirección pero que hoy ha amanecido en el mismo centro de Euskal Herria. 25 años después de que Retegi y Titín firmaran una final que supuso un punto de inflexión en la consolidación de esta modalidad entre el público, Joseba Ezkurdia y Jokin Altuna elevaron ayer el acotado a su máxima potencia, con una exhibición técnica, pero sobre todo física que quedará en la memoria de todos los pelotazales.

Leer más

Etiquetas / Etiketak: ,
Entrada anterior
Una final fabulosa, dos héroes y un gran campeón
Entrada siguiente
«He vuelto a ganar al capo, al número 1, no puedo estar más feliz y orgulloso»