Por la autovía de la Sakana

Con las sierras de Aralar a un lado y la de Urbasa-Andia al otro, el corredor de la Sakana es uno de los ejes de comunicación de Euskal Herria. Con menos obstáculos –o controles– de los esperados en su camino, Ezkurdia y Zabaleta se encontraron la vía a la txapela completamente despejada y aprovecharon su gran carrocería para alcanzar la gloria

Gara. El tan cacareado equilibrio del que tanto se ha hablado en este Parejas se vino abajo en el día más crítico. Más bien, lo echaron abajo la dinamita de Joseba Ezkurdia, que abrió las primeras grietas en la pareja rival, y un José Javier Zabaleta que, con su bola de demolición volvió a dejar el Bizkaia como un solar. Esa era para muchos la gran duda de la final, si los de las «Demoliciones Sakana» iban a ser capaces de repetir en la final el nivel destructor que habían mostrado en semifinales en ese mismo escenario quince días antes, incertidumbre que también se solventó mucho antes de lo que toda la cátedra esperaba.

Etiquetas / Etiketak: , , ,
Entrada anterior
Dos maneras de vivir la misma txapela
Entrada siguiente
Todas las imágenes de la final
Menú