«La final está al cincuenta por ciento»