El Labrit romperá el entuerto

Elezkano II-Zabaleta y Ezkurdia-Merino II se juegan el sábado en Pamplona-Iruñea algo más que que una victoria, que romperá el empate a puntos de la clasificación

Danel Elezkano se ha acercado hoy al Labrit de Pamplona después de dos semanas en el dique seco tras la rotura del ligamento tibioperoneo distal anterior de su tobillo derecho. El delantero vizcaíno se vestirá de blanco el sábado en la capital navarra para afrontar un complicado encuentro ante Ezkurdia y Merino II.

El partido del sábado es vital para los intereses de ambas parejas, igualadas a cuatro victorias. Elezkano II tomó la decisión de jugar, tras ejercitarse ayer durante 75 minutos en el frontón de Bergara, junto a Beñat Rezusta, Aitor Elordi y Xabier Erostarbe. Danel no ocultaba las ganas que tiene de volver a la competición. ‘Tenía muchas ganas. A la semana de lesionarme hice una prueba pero no las tenía todas conmigo. Ayer, en cambio, no noté nada’, ha manifestado tras la lección de hoy en el Labrit.

 

El material no ha sido excusa, aunque como puntualiza Elezkano II, ‘las de Joseba y David son algo más botonas y las nuestras andan más por abajo’. En su puesta de largo tras la lesión Danel reconoce que quizás acuse el ritmo de competición. ‘Puede que esté algo desencanchado, pero a pesar de estar sin jugar he seguido entrenando, aunque sea a baja intensidad, y ayer en el entreno tuve buenas sensaciones de juego’, analiza el delantero vizcaíno.

 

David Merino tampoco tendrá tarea fácil el sábado: contrarrestar el látigo de Zabaleta. ‘Zabaleta está dominando los partidos y es muy difícil jugarles. Tendremos que incomodarles para que no jueguen a placer’, declara Merino II. El material fue motivo de polémica el domingo en Oiartzun. El pequeño de los Merino ha desconfiado hoy también del cestaño. ‘La temperatura hoy en el frontón era frío y el material de la elección al día del partido cambia. No se pueden sacar grandes conclusiones. Además, por lo que estamos viendo, las pelotas sólo duran 2 o 3 tantos, se gastan enseguida’, se queja Merino II.

Etiquetas / Etiketak: , , ,
Entrada anterior
«Ya no queda margen de error»
Entrada siguiente
«En Oiartzun la culpa fue nuestra»