Abel Barriola y Juan Martínez de Irujo, entre carcajadas, durante su encuentro de ayer en el frontón Labrit