Sin perejil no hay salsa

Deia. Es imposible imaginar Tiburón, Indiana Jones o Parque Jurásico de Steven Spielberg sin la magia musical de John Williams. Es innegable la aportación de Ennio Morricone a la Trilogía del dólar de Sergio Leone –con la inestimable ayuda de los pulmones de Kurt Savoy en el icónico silbido–, a la estupenda Cinema Paradiso de Giuseppe Tornatore o a la genial Los odiosos ocho de Quentin Tarantino.

Leer más

Entrada anterior
La despedida de Ibai Zabala, el 17 de julio en Amorebieta
Entrada siguiente
Los campeones del Parejas, listos para el verano

Entradas relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú