Aspecto que ofreció el Navarra Arena en la final del Másters Codere el pasado 29 de septiembre