Vuelco de sensaciones

La pelota muchas veces es cuestión de sensaciones. Estar con juego o no puede marcar una grandísima diferencia. Los momentos en los que hasta el azar está a favor y cada golpe va al verde o, la antítesis, cuando hasta el pelotari más hábil se ve inmerso en un torbellino de errores.

Entrada anterior
No hay dolor
Entrada siguiente
Irribarria, seguro y Altuna III, duda