Cuaderno de bitácora de Ezkurdia

El subcampeón manomanista vuelve a la competición el próximo martes en Bergara

El 29 de mayo pertenece al pasado. En la particular ‘hoja de servicios’ de Joseba Ezkurdia la derrota en la final manista será un muesca más en su gerriko. Un motivo para sacar una enseñanza y mirar de nuevo a un futuro con ilusión. En el cuaderno de bitácora de Ezkurdia comienza a llenarse de retos. El primero, el próximo martes en Bergara, con motivo de las fiestas de Pentecostés de la villa mahonera.

“Estoy pasando unos días de vacaciones con mis amigos en Cadiz. Me está viniendo muy bien para desconectar de la rutina de la competición y cargar pilas para un verano que esperemos que sea ilusionante”, manifiesta Joseba desde su retiro en Andalucía.

Las vacaciones son necesarias pero la vena competitiva de Ezkurdia no cesa y ya piensa en su vuelta a las canchas. “Los pelotaris tenemos un calendario muy apretado y desconectar es vital para volver con más ganas. Jugar en Bergara me hace ilusión. Los partidos de fiestas son especiales por el ambiente que se respira”, analiza el delantero de Arbizu.

Desde el 7 de junio en adelante Ezkurdia tiene la mirada puesta en una fecha marcada en rojo en el calendario de todos los navarros, San Fermín. Después de dos años sin vestirse el ‘pañuelico’ rojo por la pandemia, el ansiado chupinazo está a la vuelta de la esquina. Joseba comienza su participación en la jaula navarra el 25 de junio en Muskiz ante el ganador que resulte del enfrentamiento entre Elezkano II y Darío el día 17 en Urrestilla. “Para los navarros poder jugar el 7 de julio la final del 4 1/2 San Fermín es muy especial. Para eso me esperan dos partidos muy difíciles, pero estoy con ganas de volver a jugar de nuevo la final”.

Etiquetas / Etiketak:
Entrada anterior
Zabala, dispuesto para volver a la competición en Vergara
Entrada siguiente
Aspe y Baiko plantean verano de tradición y Masters