Mucha magia y trabajo en el Gurea