Un ejército de dos pelotaris

Noticias de Gipuzkoa. El hambre. Hambrientos como una manada de pitbulls que crujen los dientes en sintonía, bajo el mismo signo, en una carrera por hacer callar el estómago. Voraces. Expeditivos. A Erik Jaka y José Javier Zabaleta no se les calma la voz interna que les pide más. Es el instinto. Ese que les exprime las vísceras y les dice al oído que no hay piedad, que el camino es largo pero que tiene que asfaltarse de victorias.

Leer más

, , ,
Entrada anterior
Beste bat gehiago Jaka eta Zabaletarentzat
Entrada siguiente
Jaka-Zabaleta no saben conjugar el verbo especular

Entradas relacionadas

Menú