“Me llevo la txapela más grande”

Abel Barriola se sintió muy agradecido por el gran apoyo recibido

Noticias de Gipuzkoa. Abel Barriola puso ayer el broche de oro a su carrera dentro de la pelota a mano profesional, deporte del que ha sido estelarista casi desde que debutó. La fecha de su estreno fue el 22 de febrero de 1998 en el Beotibar de Tolosa, en un encuentro mano a mano contra Eneko Galarza. Aquellas imágenes se le arremolinaron en la cabeza en sus últimos pelotazos en el frontón donostiarra. “Los recuerdos me han venido en los últimos instantes. Además, me he sentido muy nervioso antes de empezar el partido. Uno cuando se viste de blanco siempre quiere ganar y al final del choque sentía tensión por eso. No he echado un buen dos paredes, pero ha sido tanto”, destacó el zaguero de Leitza.

Leer más.

Etiquetas / Etiketak: ,
Previous Post
Barriola se hace eterno
Next Post
Un dos paredes como epílogo para Abel